Cómo Vender más por Internet con Historias

Había una vez un personaje.

Era un hombre común y corriente, al cual llamaré héroe, simplemente porque tiene el potencial de convertirse en uno.

Este héroe quería cambiar su vida.

Quería escapar de la carrera de la rata en la cual estaba atrapado.

No quería tener más un jefe.

No quería sufrir más el estrés del frustrante tráfico de cada día para llegar al trabajo.

Directamente no quería más un trabajo.

Quería empezar un negocio por internet y vivir 100% de esto.

Uno que sea lo suficientemente rentable para disfrutar de tiempo libre con su familia…

Para viajar por el mundo con ellos…

Uno que le permitiera tomarse un descanso cuando quisiera.

Pero no sabía cómo lograrlo.

Y eso lo deprimía bastante.

Pero después conoció a un mentor

… que le entregó un plan a seguir para alcanzar su sueño.

Ese plan lo obligó a pasar a la acción. El plan era bueno. Qué digo bueno… era increíble.

Pero nada resultó como él había planeado. Hubo momentos muy oscuros…

Obstáculos tras obstáculos.

Estuvo a punto de tirar la toalla. No quería seguir adelante.

Sus amigos le decían que abandonara… Que estaba loco por lo que estaba intentando lograr.

Pero en esos momentos donde parecía estar más solo que nunca…

Recordó por qué estaba haciendo todo eso.

Eso le dio las fuerzas suficientes para volver a intentarlo.

Así, pequeñas victorias se fueron convirtiendo en grandes victorias.

Su negocio en internet comenzó a florecer. Y toda su vida comenzó a transformarse.

Ahora sus amigos empezaron a interesarse en lo que estaba haciendo…

«¿Cómo estás haciendo eso? ¿Me enseñas?»

Ahora cuando mira hacia atrás, no puede creer por todo lo que ha tenido que pasar.

Esas noches en las que se quedaba hasta tarde trabajando en su negocio…

Esos días en que parecía que nada iba a funcionar…

El trabajo duro y la perseverancia lo han convertido en otra persona.

Ya no siente que sea el mismo de antes.

Se siente alguien nuevo.

Renacido.

Capaz de lograr cualquier cosa que se proponga.

¿Aún sigues leyendo? Bien…

Ahora…

Permíteme explicarte por qué has leído toda la historia hasta el final.

Una historia — para que sea exitosa — debe contener ciertos elementos.

Uno de los elementos más importantes es el Conflicto.

Una historia en la cual todos son felices no es una historia que vende.

Debe existir drama. Por ejemplo…

Toda la familia del personaje es secuestrada y ahora este personaje debe intentar trazar un plan para rescatarlos.

O sus padres son asesinados y ahora siendo un adolescente debe unirse a un guerrero sabio para recibir el entrenamiento necesario para salvar el mundo.

Etc, etc, etc…

En toda novela literaria, película o serie exitosa verás que hay conflicto constantemente.

Una historia sin conflicto no es una historia.

También está el personaje, al cual yo he llamado héroe al principio.

En una historia, el héroe es aquel personaje que no necesariamente es un héroe, pero tiene el potencial de convertirse en uno.

Ventajas de las historias para vender por internet

Habrá muchas más probabilidades de que tu audiencia lea tu marketing si estás contando una historia en vez de brindar datos vacíos que no despiertan ningún sentimiento en las personas, aunque puedan ser ciertos y ayuden a tu audiencia a resolver un problema.

Otra ventaja de contar una historia es que las personas no pueden sospechar que quieres venderles un producto.

Al contar una historia, sus defensas son destruidas ya que las personas aman las historias.

Una historia bien elaborada es realmente hipnótica. Es como una secuencia de imágenes guiadas por ti que ayuda al lector a retirarse momentáneamente de su entorno físico y explorar su inconsciente, donde finalmente se toman (casi) todas las decisiones.

Según el Doctor A. K. Pradeep, autor del libro «The Buying Brain», el 95% de las decisiones son tomadas por nuestra mente subconsciente.

Si te acercaras a una persona que se encuentra hipnotizada por tal sueño originado por tu historia, notarías que está como en otro mundo. Y si le hablas, no escuchará ni una palabra de lo que dices.

En cierto modo, ha dejado su cuerpo. Se ha embarcado en un viaje momentáneo a un mundo imaginario, donde tú — el narrador — eres su guía. Y es en ese momento donde sus defensas se derrumban.

La venta a través de historias es muy poderosa porque las historias han sido siempre el lenguaje natural del ser humano.

Nos ha gustado escuchar historias desde que éramos niños. Y es a través de las historias que el hombre transmitía conocimiento hace más de dos mil años atrás. Casi como que lo tenemos en nuestros genes.

Si cuentas bien tu historia, tu lector querrá saber cómo el protagonista, con el cual se identifica, obtendrá lo que está buscando. Y cómo eso mejorará su vida. Y si tu personaje puede lograrlo, también tu audiencia pensará que puede.

Tipos de Personajes (o Arquetipos)

Existen distintos tipos de personajes usados en las historias y que te ayudarán a vender más por internet.

El personaje que tú debes elegir muchas veces está relacionado con tu nicho en cuestión.

La clasificación de los personajes según sus valores suele denominarse con el nombre de Arquetipo.

Los arquetipos son patrones del comportamiento. Todas las personas suelen vivir o representar un arquetipo concreto en algún momento de su vida que les provee las características necesarias para desarrollarse.

Tu personaje tendrá un cierto arquetipo, el cual podrá ser fijo a lo largo de la historia o cambiar para que el personaje pueda desarrollarse y alcanzar su objetivo.

Como este artículo se haría muy largo si explico cada uno de los personajes, voy a explicar uno de los más importantes: el underdog.

Para explicar el personaje del underdog, me gustaría dar un ejemplo conocido de la vida real.

Debido a un parto complicado, ella nació con hipoxia, en un pequeño pueblo de Escocia.

La hipoxia es un estado de deficiencia de oxígeno en la sangre. Afecta al cerebro y los demás órganos del cuerpo.

A eso hay que sumarle también que nació con Síndrome de Asperger…

… un trastorno del espectro autista (aunque no tan severo como el autismo).

A los 12 años comenzó a cantar en coros y conciertos escolares.

En varias oportunidades audicionó en programas de televisión para mostrar su talento como cantante.

Pero sin ningún éxito.

No solo eso, sino que además fue ridiculizada en público, como sucedió en 1995 cuando participó en el programa «My Kind of People», donde el conductor se burló de ella provocando la risa de toda la audiencia.

Desde entonces no participó nunca más en shows televisivos.

Hasta que…

A los 47 años de edad, en 2009, juntó fuerzas y volvió a probar suerte.

Al subir al escenario, el público y los jueces parecían escépticos sobre su desaliñada apariencia y edad.

Entre el público rumoreaban:

«Pobre mujer… ¿en serio va a cantar? ¿Por qué no se ahorra la vergüenza?»

Y cuando los jueces le dijeron que estaban listos para escucharla…

Ella abrió la boca… y todos quedaron mudos.

Hipnotizó tanto a la audiencia como a los jueces con su voz angelical.

Cuando terminó de cantar, el público la ovacionó de pie.

Y los jueces tuvieron que disculparse por burlarse al verla por primera vez.

Su participación recibió miles de vistas en Youtube en menos de 24 horas.

Así fue como Susan Boyle pasó de Cenicienta a convertirse en una cantante famosa y millonaria.

Historias como éstas cautivan la imaginación del público porque todos tendemos a vernos como el underdog.

La palabra underdog no tiene una traducción al español. Pero podría decirse que el Underdog es el personaje desvalido.

Aquel al cual las cosas siempre le salen mal. Por lo general humillado por otros.

Pero que pasa por un proceso de transformación y termina finalmente triunfando.

Habrás visto muchos casos como éste. Karate Kid es un buen ejemplo.

Este tipo de personajes funciona muy bien para contar historias porque las personas suelen identificarse con el Underdog.

Cualesquiera que sean nuestros sueños y deseos, existe una inclinación natural a subestimar nuestros talentos y habilidades, y sentirnos solos en el mundo en contra de obstáculos insuperables.

Así que queremos desesperadamente ver que uno triunfe sobre los demás…

Que el débil triunfe sobre el fuerte…

El pobre sobre el rico…

El pequeño sobre el grande…

El tonto sobre el inteligente…

Mientras más humillación reciba el underdog y más se burlen de él, mucho más amaremos ver cómo triunfa al final.

Por lo tanto… usar este tipo de personaje en tus historias puede ser una gran ayuda para cautivar a tu público…

… y cerrar la venta.


Espero que hayas disfrutado del contenido. Si quieres más contenido de calidad como éste en tu casilla de correo, suscríbete a mi newsletter:

Clic aquí

Prometo que no te vas a arrepentir. ¡Éxitos!

Juan

Deja un comentario