Worldbuilding: Crea la Base Donde Construirás tu Negocio Online

¿Qué tienen en común Star Wars, Marvel y El Señor de los Anillos? Que cada uno ha creado su propio mundo (o podemos también llamarlo universo) donde habitan los personajes y se cuentan sus historias. 

Ya sea en una galaxia muy, muy lejana, en el Universo Cinematográfico de Marvel, o en la Tierra Media, las historias de los personajes se desarrollan exclusivamente en esos mundos creados por sus autores.

En literatura (fantasía y ciencia ficción), películas, y hasta en juegos de video, existe algo llamado worldbuilding.

El worldbuilding es básicamente la creación de un mundo (o universo), ya sea ficticio o no, donde la historia se desarrolla.

Como acabamos de ver, puede ser la galaxia donde se desarrollan las películas de Star Wars, donde hay Jedis, Sith, todo tipo de criaturas y la tan famosa Fuerza.

Puede ser la Tierra Media de Tolkien, donde hay hobbits, enanos, humanos, elfos, orcos. Y donde se libra constantemente una guerra entre el bien y el mal.

O puede ser el universo de Harry Potter y los magos (perdón, no sé nada más de Harry Potter).

Cada vez son más las productoras de Hollywood que quieren crear mundos para poder seguir creando nuevos productos a partir de esos mundos.

Pero el worldbuilding no es algo destinado solo para la ficción. También es algo que puede ser utilizado por las empresas o personas, como tú, que quieren crear una marca personal para vender sus propios productos.

El mundo o universo donde tu audiencia se moverá suele ser todo lo que conforma tu negocio, ya sea tu sitio web, tu página de Facebook, tu Instagram, canal de Youtube si tienes, etc.

Y ese mundo o universo creado por ti, tendrá ciertas características, de las cuales hablaremos en unos minutos.

Pero primero… puede que te parezca un poco atemorizante crear todo un mundo para tu audiencia si es que recién comienzas. 

Por lo tanto, en vez de crear un mundo, crea una ciudad o pueblo. Sería el equivalente a Hobbiton de la Tierra Media o el planeta Tatooine de Star Wars. Y con ciudad o pueblo me refiero a solamente un sitio web.

Comienza creando un sitio web con solamente un blog, donde vas a publicar los artículos que visitará tu audiencia.

A medida que tu negocio vaya creciendo, tu mundo también irá creciendo, lo cual será bueno para tu audiencia, porque tendrá otros lugares los cuales podrá “habitar” para seguir relacionándose contigo.

Pero como había mencionado antes, para desarrollar tu mundo deberás tener en cuenta ciertas cuestiones.

Para eso, vamos a seguir los consejos de una autora experta en worldbuilding llamada N. K. Jemisin.

La autora N. K. Jemisin escribe libros de ficción. Y para desarrollar un nuevo mundo, Jemisin aconseja que tengamos en cuenta 3 cuestiones fundamentales: la ciencia, la política y la cultura.

Veamos cada uno a continuación…

Ciencia

Jemisin explica que la ciencia es una parte importante a tener en cuenta a la hora de crear un nuevo mundo.

Tu mundo deberá estar regido por ciertas leyes físicas, que indican lo que es posible y lo que no. En el mundo real, esas leyes podrían ser la gravedad o no poder superar la velocidad de la luz.

En marketing, esas leyes se traducen en forma de valores o reglas que jamás vas a romper.

Tus valores deben ser sagrados para ti, ya que están arraigados al corazón de tu negocio. Romper esas reglas equivale a destruir tu mundo, y si eso sucede, tu audiencia no podrá (o mejor, no querrá) habitarlo nunca más.

Debes definir cuáles son tus valores, los cuales jamás vas a “vender”. Una buena forma de definir tus valores es preguntándote sobre qué cosas estás a favor y sobre cuáles estás en contra.

Para dar un ejemplo, veamos sobre qué estoy a favor y sobre qué estoy en contra.

Estoy a favor de:

  • Entregar valor a mi audiencia antes de siquiera pedirles dinero a cambio

Estoy en contra de:

  • Promesas exageradas que después difícilmente se cumplen
  • Marketing no ético (como usar contadores que después vuelven a iniciarse otra vez)
  • Bombardear constantemente con ofertas a mi audiencia sin entregar ningún valor

A partir de eso, puedo definir cuáles son mis valores o reglas que jamás voy a romper en mi mundo.

Valores o reglas de mi mundo:

  • Siempre voy a entregar valor a mi audiencia antes de siquiera pedirles dinero a cambio
  • Jamás voy a prometer resultados casi mágicos que mi audiencia jamás podrá alcanzar
  • Jamás utilizaré marketing no ético para vender mis productos
  • Jamás voy a bombardear con ofertas a mi audiencia. Solo podrán ver mis productos y recibir oferta de ellos aquellas personas que “levanten la mano” (significa que han expresado de forma explícita que quieren recibir información de determinado producto mediante una cierta acción definida por mí, por lo general en los emails)

Entonces, para definir las reglas de tu propio mundo, debes responder las preguntas:

  • sobre qué estoy a favor 
  • y sobre qué estoy en contra

Y a partir de esas respuestas, podrás encontrar tus valores o reglas para tu mundo.

Política

Otra de las cuestiones a tener en cuenta según Jemisin, es la política. La política equivale a quién tiene el poder en el mundo que estás creando.

Obviamente, en tu propio mundo/negocio, el que tiene el poder eres tú.

Pero para hacer esto más interesante, vamos a suponer que la política abarca no solo a tu mundo, sino a otros mundos que hay allí afuera. Y que la política está determinada por aquellas personas a las cuales tu audiencia sigue y escucha.

¿Se te ocurre quiénes son? ¿O quién es?

Sí, tu competencia.

Al principio, la creación de tu mundo estará determinado por la política, o lo que es lo mismo, tu competencia.

Y esto es así porque tu mundo lo vas a crear para ser diferente a tu competencia. No querrás imitar a tu competencia, sino tu audiencia a la cual buscas servir pensará que eres uno más del montón.

Si no sabes quién es tu competencia más pesada en tu nicho, deberás hacer una investigación. 

Cuando sepas quiénes son tus competidores más pesados, averigua qué tienen en común. Presta atención a lo más importante:

  • lo visual, 
  • a la forma en que hacen marketing con su audiencia (cómo se expresan o qué dicen),
  • y los tipos de productos que venden.

En base a esa investigación, podrás crear tu mundo diferente al de ellos. 

Y por último, me falta hablar de la Cultura.

Cultura

La Cultura se refiere a las características de tu audiencia.

Pero en este caso especial del marketing, hay que enfocarse en esas características relacionadas con tu negocio, que serían:

  • aquellos sueños que quiere alcanzar tu audiencia (y que obviamente tú serás la vía para que los alcance)
  • y las penas de las cuales quiere escapar

Lo mejor para averiguar esos dos puntos anteriores es la investigación. O preguntarles directamente, pero esto último puede ser un poco más difícil si todavía no tienes ninguna audiencia a la cual estés sirviendo.

Para investigar a tu audiencia, quizás ya lo hayas escuchado antes…

Deberás buscar productos relacionados con tu nicho en Amazon u otras plataformas y ver qué están diciendo las personas acerca de esos productos.

Amazon es un excelente lugar para investigar si hay libros con reviews en tu nicho en cuestión. Allí podrás encontrar muchas opiniones de personas pertenecientes a tu nicho.

Pero no solo Amazon sirve para hacer una investigación. Puedes buscar videos en Youtube y leer los comentarios. También grupos de Facebook o foros (aunque estos últimos están cada vez más en desuso).

Ve anotando todo lo que encuentres en un documento, ya sea un excel o un word. Y después, cuando tengas una buena cantidad de información, puedes analizarla y encontrar puntos en común sobre tu audiencia.

Y en base a eso podrás crear tu contenido gratuito y la forma en que te vas a comunicar con tu audiencia objetivo. 

Cuando tengas tu propia audiencia, tendrás datos más precisos sobre sus deseos y dolencias, y podrás así — con esos datos — crear contenido de pago.

Esto sería todo lo que debes tener en cuenta sobre worldbuilding para crear tu propio mundo que tu futura audiencia querrá habitar.


Espero que hayas disfrutado del contenido. Si quieres más contenido de calidad como éste en tu casilla de correo, suscríbete a mi newsletter:

Prometo que no te vas a arrepentir. ¡Éxitos!

Juan

Deja un comentario