Cómo Crear una Página de Captura que Consiga Suscriptores de Calidad

En este artículo vamos a ver por qué el método tradicional de crear una página de captura está mal y puede hacerte perder dinero. Y cómo solucionarlo.

La página de captura es aquella donde entregamos un soborno, o como se lo llama en el mercado anglo, lead magnet.

Un lead magnet es un recurso que se entrega a las personas para que decidan unirse a nuestra lista de emails…

O en otras palabras, para que nos dejen sus correos y de esta forma se conviertan en suscriptores para poder contactarlos cuando queramos.

El problema con los lead magnets, es que en más del 95% de los casos se hace hasta lo imposible para conseguir un email.

Por lo general, se ofrecen ebooks, videos, cursos completos… y algunos hasta su primogénito con tal de conseguir un email.

El problema es que esas cosas gratis se quedan acumulando polvo digital en el disco duro de los suscriptores, ya que cuando ofreces demasiado, las personas no lo consumen.

Otro problema es la calidad de los suscriptores. Si creas una página web donde prometes muchos regalos para que te entreguen el correo, muy probablemente no vayas a conseguir suscriptores de calidad.

Además, como ya mencioné, al no consumir el contenido, los suscriptores no van a poder “apreciar” la calidad de lo que enseñas.

Pero hay algo más problemático todavía. Existe un error en el marketing de hoy en día, y es pensar que optimizar una parte del llamado embudo, producirá mejores resultados en el negocio en general.

Sé que probablemente has escuchado que debes optimizar al máximo tu página de captura para obtener la conversión más alta posible. Pero es un error pensar así… y te lo voy a demostrar.

Vamos a ver un ejemplo para que se entienda el error en ese tipo de razonamiento.

Supongamos que un marketer cualquiera, tiene una página de captura que está consiguiendo suscriptores de calidad gracias a la forma en que fue construida.

Un día, este marketer comienza a escuchar a expertos en marketing que le dicen que puede duplicar la conversión de su página de captura si hace unos cambios en ésta.

Este marketer está muy entusiasmado con la idea de que más personas se suscriban con el mismo nivel de tráfico. Entonces hace lo que los expertos le recomendaron.

Comienza a optimizar al máximo su página de captura. Elimina bastante contenido de la página, contenido que —por cierto — ayudaba a repeler a aquellas personas que no estaban realmente interesadas. Y ahora esa página queda casi vacía. 

Lo único que quedó fue un título gigante, y bien persuasivo con promesas exageradas como los expertos le enseñaron, y una muy breve explicación de los regalos que recibirán aquellos que dejen sus emails.

Es más, eliminó el minicurso gratis por el cual se registraban las personas y que era entregado a través de una serie de emails, el cual era corto pero con información de gran valor y que le abría los ojos a las personas…

…. y lo reemplazó por 4 ebooks y videos gratis.

La conversión se duplicó. Ahora estaba consiguiendo el doble de suscriptores por la misma cantidad de tráfico.

¡Sí! Este marketer se sintió super emocionado porque sabía que sus ganancias iban a aumentar.

“Ahora no me para nadie”.

Pero a las pocas semanas nota algo extraño. Las ventas no aumentaron para nada. Y en su autoresponder puede ver que la tasa de apertura de sus emails ha descendido drásticamente.

Ahora está teniendo la misma cantidad de ventas con su negocio pero está gastando más dinero, ya que al tener más suscriptores se le encareció obviamente el servicio para enviar emails.

Y como no se da cuenta del error que cometió, termina empeorando aún más el problema, ya que intenta hacer más de lo mismo.

Hace más persuasiva la landing page con promesas aún más exageradas y ofrece más regalos.

Pero no ve ninguna mejora en su negocio. Todo lo contrario… ahora parece que las personas que realmente tienen un interés en aprender lo que enseña no se suscriben, debido a las promesas exageradas… y solo atrae oportunistas.

Intenta darle vueltas al asunto, cambiando algunas cosas aquí y allá, dejando la página prácticamente igual. Pero su negocio sigue empeorando.

Lamentablemente seguir por ese camino es una receta para el fracaso. Y probablemente este marketer termine culpando a los usuarios, asegurando que no aprecian lo que ofrece.

Ahora mismo quizás te estés preguntando… si utilizar este método no funciona… ¿entonces por qué los “expertos” lo utilizan?

Pues… porque suele funcionar para vender cursos de ganar dinero rápido.

Pero yo sería bastante precavido antes de seguir ese camino si no vendo ese tipo de cursos.

¿Cuál es la solución entonces?

La solución es entregar información de valor, y que no tengan que descargar, antes de siquiera pedirles sus emails. 

En la misma página web a la cual lleguen las personas (landing page), debería haber contenido que se dirija exclusivamente a ese grupo de personas con las cuales quieres hacer negocios.

Ese contenido debería ser información gratis y de gran valor para ayudar a las personas a moverse un paso más cerca del objetivo que quieren alcanzar.

Y después les pides el correo para que puedan seguir informándose sobre el tema en cuestión a través de una serie de emails que serán enviados de forma automática.

De esta forma, no engañas al público con promesas exageradas. Al usar páginas de captura con promesas exageradas y casi nada de contenido, atraes a personas que no están muy comprometidas con su éxito y que sólo buscan soluciones mágicas.

Pero al haber contenido, las personas ya pueden tener una idea de la calidad del contenido que puedes llegar a ofrecer y así vas a atraer solamente a aquellos que realmente quieren hacer negocios contigo, personas que están comprometidas con su éxito.

Ese contenido de la landing page va a ser una prolongación del anuncio que has creado en Facebook Ads (si es que usarás esta plataforma para generar tráfico).

Si has hecho mi minicurso gratis, ya sabrás que ese anuncio debe ser uno lo bastante largo para empezar a filtrar a las personas desde el primer momento que ven tu anuncio.

Y después ese contenido del anuncio debería continuar en la landing page para que las personas sigan leyendo, hasta que les pidas sus correos para recibir más información al respecto.

La ventaja de una página de captura de ese estilo, es que al contener texto, puede algún día posicionarse en Google. Esto último significa, claro está, que no tendrás que invertir dinero para conseguir esos suscriptores.

Por lo tanto, para finalizar, así es como deberías crear tus páginas de captura si quieres conseguir suscriptores de calidad y evitar a personas oportunistas que probablemente jamás te vayan a comprar.


Espero que hayas disfrutado del contenido. Si quieres más contenido de calidad como éste en tu casilla de correo, suscríbete a mi newsletter:

Prometo que no te vas a arrepentir. ¡Éxitos!

Juan

Deja un comentario