Qué Tipo de Relación Tener con tus Suscriptores

Si estás en el negocio de vender productos a través de internet, seguramente te has suscripto a la lista de algunos marketers que venden cursos de cómo ganar dinero.

Me atrevería a decir que la experiencia que has tenido no ha sido del todo satisfactoria la mayoría de las veces.

La Estrategia del 99% de los Marketers

Sigamos el camino que sigue todo suscriptor cuando se suscribe a una lista de los vendedores de infoproductos.

Primero, llegas a una landing page (o página de captura o como quieras llamarla) donde se mencionan las ventajas de dejar tu email en un formulario.

El marketer te dice básicamente que vas a recibir un regalo por dejarle su email. Aún no tienes ni la menor idea de cómo es la información que vas a recibir. No sabes si te servirá. Así que no te queda otra alternativa que dejarle tu email y darle el permiso para que te envíe mensajes.

En la landing page, por lo general se recurre a mucha persuasión de parte del marketer para convencerte de dejarle tu email.

Te dice cosas como esto es lo que he usado en los últimos 30 días para ganar USD 5617 en tan sólo un mes.

O sino ponen un contador explicando que la información estará disponible solamente por los siguientes 30 minutos. Así que te apuras y dejas tu email.

El segundo paso viene después que has dejado tu email. Inmediatamente ves en tu casilla de correo un email de este marketer con aquello gratis que ofrecía.

Consumes el contenido gratis que te ha enviado. Pero después de consumirlo te das cuenta que mucha de esa información ya la sabías.

Y si en la landing page se hubiese especificado un poco más qué clase de información ibas a recibir (en vez de recurrir a tácticas un tanto agresivas para persuadirte) jamás le hubieses dado tu email.

Después al día siguiente recibes dos emails de este marketer diciendo que tiene una oferta de un producto que está vendiendo y que estará disponible por muy poco tiempo.

El día 3 y los siguientes días pasa exactamente lo mismo. Recibes al menos 2 emails por día con la oferta del producto. Y por lo general te dice que ha añadido nuevos bonos para “ayudarte” a decidir sobre la compra.

El método que acabo de describir es el que usa casi el 99% de los marketers.

Básicamente consiste en aturdir a sus suscriptores con promociones para obligarlos a decidirse y comprar.

Ahora… no estoy diciendo que esto no funcione. De hecho, suele funcionar… a corto plazo.

Después de ver el descuento que te hacen, los bonos que se han añadido al producto principal, y el hecho de que (en algunos casos) el producto estará disponible para la compra por los próximos x días… probablemente compres ese producto.

Pero hay un problema con este tipo de tácticas para vender.

Supongamos que ese producto cumplió con tus expectativas (y aquí estoy suponiendo algo que muchas veces no sucede). Entonces sigues suscripto a su lista y no te has dado de baja.

Después seguramente ese marketer, con el tiempo, te ofrecerá un segundo producto. En el medio, entre los emails del primer y segundo producto, no hubo ningún aporte de valor adicional (gratuito).

Si de repente ves en el mercado un producto similar al segundo producto que te está ofreciendo este marketer, y es más barato, muy probablemente elijas ese otro producto, ya que es más barato.

Con esto, lo que intento trasmitirte es que utilizar ese tipo de tácticas de venta agresivas no crean seguidores. O como me gusta decirlo: superfans, personas que te comprarán una y otra vez cada vez que crees un nuevo producto (sin importar el precio).

Es más, con una lista de superfans no necesitarás recurrir a tácticas agresivas como descuentos, bonos y ofertas limitadas para lograr vender.

Los marketers hoy en día tratan de exprimir al máximo a sus suscriptores. Pero eso no es sostenible a largo plazo.

La Estrategia del 1% de los Marketers

La forma correcta de venderle a tu lista de suscriptores es diametralmente opuesta a lo que hacen el 99% de los marketers.

Empecemos por el principio de todo: la landing page.

A esta página va a llegar el tráfico, personas que todavía no saben quién eres. Y la finalidad de la landing page (en este caso) es convertir ese tráfico en suscriptores.

Como ya expliqué en un artículo anterior, recomiendo que la landing page no sea la página que capture los emails.

Sino que esa página web debería tener contenido gratuito para atraer a las personas que realmente están interesadas y repeler al resto.

Lo que la mayoría de los marketers siempre hacen es querer atraer a todo el mundo. Pero no todo el mundo puede que esté realmente interesado en lo que ofreces.

Es cierto que las páginas de captura tradicionales están hechas así para tener la mayor tasa de conversión posible.

¿Pero qué sentido tiene ganar la mayor cantidad de suscriptores posibles si después la gran mayoría de ellos no abrirá tus emails? Y eso podría suceder porque después se dieron cuenta que no les interesa lo que tienes. O simplemente no les gusta tu estilo.

Usando el método que estoy proponiendo, no solo vas a atraer únicamente a las personas que están interesadas, sino que aquellos que están interesados van a agradecer que estés ofreciendo algo gratis sin siquiera pedir algo a cambio (sus emails).

Aconsejo que el email se los pidas al final de esa página web. O como suelo hacer yo, en una tercera página.

Las dos primeras páginas tendrán solo contenido gratuito (y ayudará además a repeler aún más a los que no están interesados).

Y la tercera tendrá el formulario de captura, donde les prometes un minicurso gratuito enviado a lo largo de varios días a través de emails. Ésta sería una excelente forma de comenzar la relación con tus suscriptores.

También recomiendo activar la doble confirmación en tu autoresponder para que confirmen solo aquellos que estén interesados.

Una vez que ya son oficialmente suscriptores, como ya mencioné, les envías un minicurso gratuito con más información de valor durante varios días. Puede ser la cantidad de días que tú quieras.

¿Cómo deberías seguir una vez terminado el minicurso gratuito? Básicamente pondrías automáticamente a aquellos suscriptores que ya finalizaron el minicurso en un newsletter.

Este newsletter puede ser enviado de forma ya programada o en forma de broadcasts (que significa que cuando quieras enviar un email, lo escribes en tu autoresponder y lo envías ese día que quieres que lo reciban).

El newsletter básicamente es una serie de emails por semana a enviar con contenido gratuito. La cantidad de emails por semana queda a tu criterio. Puede ser desde un solo email por semana hasta 7 emails o más.

Ten en cuenta que mientras más emails envíes por semana, más probable será que te quedes sin contenido en el futuro si tu nicho no es muy grande. Si tu nicho es chico, recomiendo que envíes sólo un email por semana.

Hasta ahora he hablado del contenido gratuito a enviar. Pero quizás te estés preguntando en qué momento deberías vender tu producto.

Tu producto lo puedes mencionar en la posdata de los emails. O simplemente decir al final del contenido gratuito algo como esto:

Esto fue solo una parte de lo que puedes aprender sobre ___________. Si te interesa más contenido avanzado, puedes chequear mi curso haciendo clic aquí.

Con el tiempo irás mejorando la relación con tus suscriptores. Y es cuando las ventas comenzarán a llegar.

Y una vez que fueron convertidos en fans de tu contenido, tu negocio comenzará a crecer con cada nuevo producto que crees. Así es como podrás crear tu imperio en internet.


Espero que hayas disfrutado del contenido. Si quieres más contenido de calidad como éste en tu casilla de correo, suscríbete a mi newsletter:

Clic aquí

Prometo que no te vas a arrepentir. ¡Éxitos!

Juan

Deja un comentario