Copia el Arquetipo de Disney para Vender más por Internet

En este artículo vamos a analizar el arquetipo de la empresa Disney, es decir, su personalidad. 

El arquetipo de marca es lo que determina cómo se comporta la empresa y cómo lo hará en el futuro. 

Y si tienes un negocio, quizás te sirva para aplicarlo a tu propia marca de empresa o marca personal.

Historia de Walt Disney Company

La historia de  Disney es amplia, ya que es una empresa que en pocos meses cumplirá un siglo de fundada. Conocerla te permite identificar algunos aspectos claves que contribuyeron a su éxito, y que puedes replicar en tu negocio online. 

A continuación vamos a ver algunos momentos claves en la historia de esta compañía. 

Inicios

Walt Disney nació en 1901 en Chicago, Estados Unidos de América, y desde temprana edad mostró un interés especial por el dibujo.

Asistió en su niñez a la academia de arte, y al alcanzar la mayoría de edad, se empleó como ilustrador comercial. 

Durante la Primera Guerra Mundial, Walt demostró su espíritu patriota pintando carteles, e incluso intentó alistarse en el ejército, aun siendo menor de edad.

Al fracasar su tentativa, se alistó en la Cruz Roja como conductor de ambulancias, y fue enviado a Francia, aunque arribó luego del final del conflicto.

El 16 de octubre de 1923 en California, los hermanos Walt y Roy Disney fundaron el estudio Disney Bros, posteriormente llamado Walt Disney Studio

Luego de algunos trabajos menores, en 1928 el estudio lanzó la película muda animada Plane Crazy, introduciendo a quien sería su personaje más icónico: el ratón Mickey.  

Los hermanos Disney comprendieron que el futuro estaba en el cine sonoro, por lo que en 1928 realizaron el primer dibujo animado con sonido, llamado Willie y el barco de vapor, con su personaje Mickey.

El uso de la novedosa tecnología sónica Powers Cinephone, y la colaboración del compositor y arreglista Carl Stalling, les dieron gran impulso al estudio.

Poco a poco las historias de Mickey Mouse y otros de sus personajes se popularizaron, incluso a nivel internacional.

Desde los inicios Walt, fiel al arquetipo del Mago, quiso involucrar a su público en un mundo sobrenatural, empleando para ello la ciencia.

Siempre deseoso de usar nueva tecnología al servicio del entretenimiento, en 1932 filmó Árboles y flores, con la novedosa tecnología Technicolor a tres bandas.

Esto le valió el premio Óscar de ese año al mejor cortometraje animado, categoría que en el futuro inmediato dominaría a placer.

La era dorada de la animación

Desde 1934 hasta 1943,  Disney Studio lideró la llamada era dorada de la animación, en los Estados Unidos de América.

Uno de los avances más significativos creados en dicha época por el estudio fue la cámara multiplano, capaz de generar la sensación de profundidad. Este revolucionario invento cambió para siempre la forma de realizar las animaciones.

En 1937 Disney estrenó su primer largometraje animado, llamado Blanca Nieves y los siete enanitos, que fue un éxito en la taquilla y en la crítica.

Luego siguieron otros triunfos como Pinocho, Fantasía y Dumbo, la segunda aún considerada por muchos la obra maestra de la animación. 

Esta fabulosa etapa creativa culminó en 1943, cuando el estudio cerró debido al desarrollo de la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, Walt y su estudio colaboraron en dicha época con propaganda para el gobierno y su participación bélica. Un ejemplo de ello son los cortometrajes anti-japoneses y anti-alemanes, que en el fondo mostraban a Estados Unidos como un país glorioso y vencedor. 

En esta etapa vemos a los hermanos Disney con un único objetivo: sin importar el costo, hacer realidad los sueños de los espectadores.

Mediante un proceso de mejoramiento continuo, fueron pioneros en la incorporación de tecnologías al campo de la animación. Y con ello lograron crear entusiasmo en los espectadores, y que estos se identificaran con sus personajes. 

Una forma de vender tus productos es basar tu publicidad no tanto en las características propias del producto, sino en cómo aquel permite satisfacer los anhelos del cliente. Las marcas como Disney, que usan el arquetipo del Mago, venden la idea de que los sueños se cumplen.

Inicio de los parques temáticos

Luego de una pausa obligada por la guerra, los Estudios Disney siguieron cosechando éxitos en el cine, siempre con propuestas innovadoras. Pero igualmente volcaron su atención a un modo de entretenimiento que iba en franco crecimiento: la televisión.

Así, en 1950 salió al aire la primera serie de televisión de Disney, llamada Una hora en el país de las maravillas. 

Sin embargo, Walt Disney no estaba satisfecho por completo con el éxito de su compañía. Fiel al máximo nivel del arquetipo del Mago, deseaba crear una ilusión completa. Una tan impactante y envolvente que fuese capaz de transformar la vida de las personas de manera permanente.

Y aprovechando la popularidad de sus personajes animados, en diciembre de 1962 fundó WED Enterprises, con el objetivo de lanzar parques temáticos inspirados en ellos.

Los parques temáticos de Disney, siguiendo la visión de Walt, se diseñaron para crear los  lugares oficiales del reino de la felicidad.

No en balde, la propaganda oficial de la compañía empleada para estos parques ha sido la invitación a visitar reinos mágicos, en los que la fantasía se hace realidad.  

El primer parque temático Disneyland abrió sus puertas en julio de 1955, siendo un evento de carácter nacional, seguido en directo por la increíble cifra de 70 millones de televidentes. Fue un éxito rotundo, como lo demuestran los 3,6  millones de personas que lo visitaron solo durante los primeros seis meses de su funcionamiento.

Walt centró sus energías en el diseño de un segundo parque de atracciones, una ciudad futurista llamada EPCOT.

Lamentablemente, el 16 de diciembre de 1966 ocurre su fallecimiento, sin que pudiese ver esta idea desarrollada. Culmina así su dilatada carrera en el campo del entretenimiento, reconocida por un total de 26 premios Óscar, de ellos 4 honoríficos. 

Época post Walt Disney

Luego del fallecimiento de Walt, la compañía Disney siguió cosechando algunos éxitos en el campo del entretenimiento, pero sin igualar el brillo de años anteriores.

De hecho, el Estudio Disney se alejó paulatinamente de las películas de animación, para concentrarse en los filmes convencionales. Y poco a poco perdió su antigua magia y encanto, entrando en una época en la que el éxito en taquilla le fue algo esquivo. 

Disney, desde 1954 una compañía pública, se centró en la expansión de sus parques temáticos.

Por ello en 1971,  un poco antes del fallecimiento de su fundador Roy Disney, inauguró el Walt Disney World Resort en Orlando, Florida. Y en 1982 abrió el EPCOT Center como anexo del mismo, y un año después el parque temático de Tokyo Disneyland en Japón.

La lección que puedes encontrar acá es que no debes abandonar la personalidad de tu marca, si ésta te ha funcionado a la perfección. En esta época, el grupo Disney no supo emitir el contenido que deseaba la audiencia, algo vital cuando se aplica el arquetipo del Mago.

El renacimiento de Disney

En el año 1989 la compañía Disney da un vuelco creativo y sus estudios retoman la producción de películas de animación.

Solo bastaron dos filmes exitosos, La sirenita y La bella y la bestia, para que el estudio recuperara sus pasados éxitos de taquilla. Y en 1995, asociado con Pixar Animation Studio, estrena su primera película usando CGI, Toy Story, que fue todo un éxito. 

Entre tanto Disney Channel, canal por cable propio lanzado en 1983, sigue un pausado pero constante ascenso en el gusto de los televidentes. En las siguientes décadas el grupo adquiere algunos canales populares, tales como los del grupo Fox Family Worldwide (Fox Kids)  y Saban Entertainment. 

Una vez Disney recuperó su andar, aplicó su magia para sorprender a su público, creando nuevos mundos imaginarios.

Un ejemplo claro de ello es el de Piratas del Caribe, que de una pequeña atracción en su parque temático se transformó en una exitosa franquicia filmográfica. Un claro ejemplo que en dicha compañía, los sueños se hacen realidad.

El renacimiento de Disney ocurrió cuando recuperó su capacidad de llevar a sus espectadores, mediante la imaginación, de la soledad a la iluminación. Tú puedes lograr un efecto similar al demostrar a tus clientes como estos pueden transformarse gracias al poder de tu marca. 

Disney en la Actualidad

Disney es al día de hoy el conglomerado mediático más grande del mundo, con un valor estimado en el mercado de 340 mil de millones de dólares.

Posee cinco grandes divisiones de negocio, que incluye estudios de cine, canales de televisión, parques temáticos y comercialización de los productos basados en sus personajes.

Esta compañía posee los derechos de comercialización de muchos de los personajes que resultan icónicos en la cultura occidental del entretenimiento.

Incluyen muchos superhéroes del Universo Marvel, y otros desarrollados por Lucas Films (Guerra de las galaxias e Indiana Jones).  E incluso franquicias como Dragon Ball, Los Muppets y Los Simpsons están en manos de la compañía.

Pero los contenidos que ofrece en la actualidad no se limitan a los filmes y series de televisión.

En su canal National Geographic, que mantiene en sociedad con la homónima National Geographic Society, ofrece contenido del tipo científico – informativo. Algo que sin dudas rinde homenaje a Walt Disney,  quien en su momento usó los adelantos tecnológicos para crear mundos mágicos de entretenimiento.

Otro importante tipo de contenido que maneja la compañía es el deportivo, principalmente mediante el canal ESPN. Torneos internacionales y ligas deportivas prestigiosas conforman el catálogo de deportes que esta compañía ofrece en streaming y televisión por cable.

Las recientes adquisiciones realizadas por Disney la colocan en una línea de choque que apunta directamente a Netflix y Amazon.

Se espera que estos tres gigantes compitan en los próximos años por la supremacía en el negocio del streaming. Los expertos indican que el negocio de  multicontenidos vía Internet será el futuro mediato del entretenimiento, y Disney simplemente quiere dominarlo.

El Mago, el Arquetipo de Marca de Disney

En el marketing, gracias a los trabajos del psicólogo Carl Jung, la identidad de marca se construye mediante los arquetipos. Cada arquetipo es un marco referencial que definen los valores y misión que debe presentar determinada marca. 

Como ya sabes, el arquetipo que aplica en el caso de Walt Disney Company es el del Mago. Como suele acontecer en muchos casos, la compañía lo heredó de su fundador y director más influyente, Walt Disney. La trasformación de las mentes de los espectadores mediante una experiencia mágica y envolvente, siempre fue el norte de Walt.

El arquetipo del mago se mueve entre lo científicamente comprobado y lo sobrenatural o fantasioso, y se centra en la idea de que los sueños se cumplen cuando luchas por ellos.

Cada historia que te permite vivir Disney, abiertamente o de forma subyacente,  está cargada de su capacidad de transformarte.

Al aplicar el arquetipo del mago en tu marca, no te conformes con invitar a tus clientes a experimentar momentos mágicos, ya que ello tiene un efecto efímero y superficial.

En lugar de ello, expresa y demuestra la capacidad de transformación mental y espiritual que ofrece tu marca a sus usuarios. Proyecta seguridad sobre tu marca, y sobre todo hazla una fuente de inspiración para transformar las dificultades en oportunidades, mediante la creatividad.  

Por último, ten presente que el mago es de naturaleza curiosa, y el conocimiento adquirido gracias a ella le permite ser un agente de cambio.

Posee gran habilidad para resolver los problemas, y tiene una alta capacidad para brindar las soluciones más ingeniosas a problemas cotidianos.

Recuerda, Walt Disney aún es admirado por su contribución al desarrollo de la animación, mediante sus ingeniosos inventos.

Éste fue el análisis de Disney y su arquetipo el Mago.


Espero que hayas disfrutado del contenido. Si quieres más contenido de calidad como éste en tu casilla de correo, suscríbete a mi newsletter:

Prometo que no te vas a arrepentir. ¡Éxitos!

Juan

Deja un comentario